Jardines sostenibles: sus beneficios

Beneficios Económicos

El coste de construcción de un jardín sostenible es igual que el de un jardín convencional, dependerá del diseño y complementos que le queramos poner .

¿Por qué es más económico un jardín sostenible que uno convencional ? Por las siguientes razones:

  • Disminución consumo de agua debido a un buen diseño, elección cuidadosa de plantas xerófitas en función de la climatología, tipo de suelo y orientación.
  • Elección, si es necesario, de un sistema de riego eficiente
  • Posible recogida de aguas de lluvia
  • Bajo mantenimiento, la periodicidad dependerá de la exigencia del cliente pero el diseño y las plantas seleccionadas respetando su marco de plantación hacen que el jardín tenga un crecimiento autónomo sin intervención humana durante mucho tiempo
  • Poda cuidadosa y bien hecha: debido al anterior punto, los árboles y arbustos no hay que recortarlos como en un jardín convencional
  • La no utilización de productos fitosanitarios, las plantas crecen con las condiciones necesarias para vivir fuertes y sanos
  • Reducción de abono
  • Reducción de zonas de césped y utilización de céspedes de bajo consumo de agua (menos crecimiento que se traduce en menos siegas), bajo mantenimiento, y menos necesidades de abonos

Ahorro de Agua

En los últimos años los diseños de jardines han sido influidos por el estilo inglés, dónde los arbustos bien regados y las flores vivaces llenaban todos los espacios y los que quedaban libres se cubrían con césped. La sequía era concebida como una limitación.

Afortunadamente debido a la concienciación y a años de sequía se está haciendo un uso racional del agua, utilizando sistemas de riego eficientes. La utilización de plantas de clima meditárraneo nos facilita y abre la puerta a una gran variedad de vegetación que podemos usar en nuestros jardines.

La jardinería sostenible, también llamada xerojardinería (del griego xero – «seco») nos da las herramientas para hacer este tipo de jardines. Es un tipo de jardinería casi autosuficiente, que optimiza al máximo todos los recursos disponibles, marca unas pautas de ahorro de agua, de recursos humanos y materiales y por último un mínimo consumo de productos fitosanitarios .

Resumiendo, la utilización de plantas autóctonas y de bajo consumo hídrico , conjuntamente con un diseño planificado y, un sistema de riego eficiente y si se puede con recogida de aguas pluviales, hace que nuestros jardines consuman un 70 % menos de agua que un jardín convencional.

EL MAL USO DEL AGUA ES EL ENEMIGO PRINCIPAL DE TENER UN JARDÍN SOSTENIBLE Y DE PODER DISFRUTAR DE JARDINES MEDITERRÁNEOS

Reducción del Mantenimiento

Cuando se plantea un jardín sostenible, estudiamos la selección de plantas adecuadas en función de la climatología, tipo de suelo, orientación, marco de plantación, preferencias del cliente y funcionalidad, y con todo ello visualizamos cómo será el jardín dentro de unos años. Estos aspectos junto con un consumo de agua racional y mínimo necesario para que las plantas vivan sanas y fuertes nos ayuda a que haya un mínimo mantenimiento .

– Si no tenemos en cuenta el marco de plantación y el desarrollo de la planta provocará trabajos de poda o extracción de plantas

– Si regamos en exceso, la vegetación crecerá de forma desmesurada y tendremos que podar. También puede provocar hongos y enfermedades, con lo que tendremos que aplicar fitosanitarios

– Si no tenemos en cuenta la climatología y tipo de suelo, las plantas no se desarrollarán tal como toca y comenzarán los problemas de aplicación de abonos, de cambios de plantas, enfermedades ….

– La seleción de céspedes de bajo consumo de agua también nos ayuda a reducir el mantenimiento porque son céspedes que crecen lentamente (menos siegas), necesitan menos fertilizantes (no crecen tan desmesuradamente, menos siegas), no cogen enfermedades (menos fitosanitarios). Todo conjuntamente implica menos mantenimiento

MENOS MANTENIMIENTO = REDUCCIÓN DE COSTES = DISFRUTAR DEL JARDÍN

Respeto por el Medioambiente

En Inglaterra tienen una larga tradición hortícola y de estudios botánicos, han reunido las principales colecciones de plantas resistentes a la sequía. Las cuidan como un tesoro muy valioso. En cambio, en los climas mediterráneos copiamos los jardines ingleses. Introducimos plantas de climas diferentes a los nuestros que aquí se pueden volver invasores, que no se adaptan y dan problemas, otros llevan enfermedades o insectos que se convierten en plagas.

El riego automático y su mal uso, es el peor enemigo del jardinero mediterráneo moderno. Este empeño en copiar los jardines ingleses hemos ido perdiendo la diversidad de plantas que nos dan color, forma y vida en nuestros jardines y que están vinculadas al clima y al suelo. Nuestros jardines son todos igual, han perdido su identidad.

Cuando hemos tenido períodos de sequía, conjuntamente con la prohibición de regar todas las plantas del jardín han muerto. Esto es una muestra que estamos haciendo las cosas mal y que debemos cambiar hacia jardines que respeten nuestro entorno y sean adecuados a las condiciones ambientales de la zona

Plantas Autóctonas y Extranjeras

Las plantas para jardines sostenibles y/o secos provienen de diferentes regiones de clima mediterráneo, que es aquel de veranos calurosos y secos y, inviernos húmedos y fríos. Estas regiones están situadas en Chile, California, África del Sur, Australia y toda la región mediterránea.

La flora es mucho más rica en las regiones de clima mediterráneo, los botánicos han elaborado una lista donde encontramos 75.000 especies de plantas sometidas a un régimen de sequía estival.

Si regamos durante los meses de calor, nunca podremos tener en nuestro jardín las plantas adaptadas al clima mediterráneo. No podremos tener la preciosa Salvia candelabrum, ni el fantástico Lithodora fruticosa, ni los Abrótanos .

La sequía no nos limita la amplia gama de plantas, colores y vistosidad de los jardines, es el mal uso del riego.

Comparativa de Céspedes

Césped artificial: Formado por un proceso químico a base de poliuretano y de fibras tratadas contra los rayos UV que garantizan una larga permanencia del color y con una permeabilidad alta. Aunque el césped artificial nos lo venden como sostenible, no lo es en absoluto. Partimos de la base que es un plástico y que para su fabricación se utilizan componentes y procesos no naturales que perjudican el medio ambiente. Se dice que es sostenible porque el consumo de agua es menor que el del césped convencional.

Césped convencional: Son los céspedes que normalmente encontramos en las tiendas y que están preparadas y mezcladas para ser utilizadas en nuestros jardines. Son composiciones que mezclan céspedes que germinan rápidamente con lo que necesitan mucha agua (Poa ,Ray grass) con otras que germinan más despacio (variedades de festuca) y no necesitan tanta agua.

Césped sostenible o macroterme: Son céspedes que tienen un crecimiento lento y pocos requisitos en agua y nutrientes. No suelen coger enfermedades. Son céspedes que durante el invierno están aletargados y se vuelven de color paja en climas fríos, en la costa mediterránea se mantienen verdes. Ej: Zoysia, Paspalum, Cynodon ….

Cesped Artificial Cesped Convencional Cesped Sostenible
Siega NO 26 veces/año 10 veces/año
Abono NO 2-4 veces/año 1 vez/año
Arena de Silice 1 cop/año NO NO
Escarificar NO 1vez/cada 2 años NO
Peinar Cepillado ocasional de fibras e impurezas: 15 veces/año NO NO
Consumo Agua Regar para no quemarse tanta veces como sea necesario Elevado.
En Verano, todos los dias
Poco. En Verano 1-2 veces/semana
Ttos Fitosanitarios NO Los necesarios NO
Caracteristicas
Frescor NO Elevado Elevado
Verdor Si Si Si
Cuando caes quema Si NO NO
Sostenible
Ecológico
NO NO Si
Coste mantenimiento en €/m2 y año 1,7 3,86 1,56